Cada vez tenemos más aparatos en casa que necesitan del correspondiente mando a distancia para que los hacemos funcionar. La inminente consecuencia de esta realidad es que nuestro sofá o mesa del comedor se ve invadido por un número cada vez más alto de estos utensilios y, no lo podemos negar, cada día nos cuesta un poquito más encontrar aquel maldito botón que nos permitía, por ejemplo, ver los subtítulos en la televisión.

La tendencia de estos últimos años para solucionar este problema viene de la mano de los teléfonos móviles. Algunos modelos de televisión o de equipos HIFI ya tienen su aplicación en el mercado de Android o del Iphone. Pero el caso es que aún son pocos los que incorporan este servicio y, además, permiten controlar sólo su dispositivo; por lo tanto, tendremos que aguantar unos años más con la ayuda del mando universal avanzado. Y por qué digo avanzado? Porque si adquirís uno sencillo y, por tanto, económico, sólo podrá programar (manualmente) las funciones básicas y perderéismucho tiempo y vuestra paciencia cada vez que necesitéis acceder a una orden que no sea la de subir o bajar el volumen o la de cambiar de canal de la televisión.

En el mercado hay diferentes marcas que ofrecen mandos a distancia avanzados, pero sobre todo, hay dos que van por delante, tanto por su facilidad de configuración como por la relación calidad / precio; se trata de Logitech y ONEFORALL. Phillips ha sacado al mercado algunos productos, entre ellos uno llamado prestigio, relativamente económico, pero que no os recomiendo por su nefasta pantalla táctil. ONEFORALL fabrica aparatos muy interesantes a precios asequibles, y cuenta con uno de los mejores servicios de asistencia al cliente que he conocido. Pero nos centraremos, para ejemplificar lo que es para mí el mejor aparato, en el Logitech Harmony One.

La tendencia de estos últimos años para solucionar este problema viene de la mano de los teléfonos móviles. Algunos modelos de televisión o de equipos HIFI ya tienen su aplicación en el mercado de Android o del Iphone. Pero el caso es que aún son pocos los que incorporan este servicio y, además, permiten controlar

Logitech Harmony One

Logitech Harmony One
Este utensilio permite, invirtiendo entre 10 y 20 minutos, y mediante un sencillo software, configurar todos los dispositivos que tenemos en casa. Su impresionante base de datos, actualizada permanentemente, logra reconocer cualquier modelo de mando y copia de forma automática toda la información necesaria. Incorpora botones táctiles personalizables (podemos tener a nuestro alcance los que más solemos utilizar) y, incluso, se pueden programar actividades en las que intervienen los aparatos que queramos, en el orden y número que deseamos.

El Harmony One ya no se fabrica, y ha sido sustituido por un modelo aún más sofisticado, el Harmony Ultimate, (con wi-fi, bluetooth y no sé cuántas cosas más), que no están en el mercado por menos de 250 €, un precio demasiado elevado para un aparato de estas características. Pero ahora mismo, en Amazon puede adquirir una versión también antigua, el Harmony 650, por sólo 45 €. Será dinero bien invertido para deshacerse del ajetreo que supone, para la mayoría de los que me está leyendo, adentrarse en la batalla diaria del “con qué botón de qué mando pongo la peli en inglés?