Existe la creencia de que la economía colaborativa nació con Uber y Airbnb, pero yo pienso que su inicio se remonta bastante más allá. En mi opinión, los míticos y controvertidos Napster, Kazaa y e-Mule son los precursores del boom que ya hoy está rompiendo moldes en la organización y el mantenimiento de la economía moderna. Aquellos debates sobre los derechos de autor y la piratería se han reencarnado en la actualidad en las batallas legales que afectan, entre otros, el colectivo del taxi o el sector hotelero.

Pero, ¿la economía colaborativa es algo nuevo? En absoluto. Los canjes, permutas y la prestación de servicios entre miembros de una comunidad llegaron antes que aquel que se conoce como el oficio más antiguo del mundo … o al unísono. Lo que pasa ahora es que contamos con una herramienta de lujo para potenciar este tipo de transacciones: internet y las redes sociales.

economia-colaborativa1

¿Hasta dónde podrá llegar la economía colaborativa? Muy, muy lejos, hasta el punto de que la legislación que impera en todos y cada uno de los países del mundo está a años luz de la realidad y de los “tsunamis” sociales y económicos que ya está ocasionando. “Estimamos que la banca puede perder 11.000 millones de sus beneficios [de 150.000 millones] en los próximos cinco años”. Quien pronostica esto esla misma Goldman Sachs. Y es que el fenómeno, imparable, amenaza con adentrarse en absolutamente todos los ámbitos de nuestra sociedad.

No os aburriré más con estos análisis sociológicos. Voy ya a dejaros mil y un ejemplos de lo que se está cociendo en internet en este aspecto. Encontraréis opciones tan sorprendentes como Ropateca, un servicio de préstamo de ropa de lujo a precios ridículos; Joyners, una alternativa diferente a las residencias de ancianos; No Lo Tiro, para regalar lo que no utilizas; o SocialEaters, una red social para concertar quedadas culinarias.

Esto es sólo la punta del iceberg. Busca tu opción preferida entre el siguiente listado, o amplíalo en las webs más expertas como http://www.consumocolaborativo.com/directorio-de-proyectos/

Buena caza!
Comunitae, arboribus, Zopa, TopBanco o Grow.ly, préstamos entre particulares

Tutanda.com, Puddle, ahorro en grupo

WeSwap, transferencias de dinero al extranjero

Guevara, plataforma aseguradora del Reino Unido que funciona como un club de usuarios: como mejor conduzca el grupo, menores serán las reclamaciones y, en consecuencia las cuotas

Sharing Academy, clases particulares de universitarios a compañeros de su misma facultad

Glover, mensajería colaborativa

Huertos Compartidos, tú cultivas, yo te dejo la tierra.

CompartirWifi entre vecinos.

LaColmenaQueDiceSi, encuentra los mejores productos directamente de tus agricultores locales.

Bro-Share, compartir cuentas de NetFlix, Amazon Video, Spotify, etc.

Bookcrossing, compartir libros y conocer a otras personas a las que les guste leer

Grownies, la web de intercambio inteligente de la ropa de tus hijos.

Nidmi, marketplace de cuidadores, asistentes, etc.

Iamvo, comparte el cuidado de tus mascotas.

Ticketbis, redistribución de entradas de eventos entre particulares

FunTrip4All, conecta a turistas con guías locales, profesionales o amateurs

Gamping, acampa en el jardín de casas particulares.